Tipos de abrasivos: ¿cuál escoger según tu necesidad?

Posted on marzo 30, 2021 By

Tipos de abrasivos

Lijado, pulido, afilado, granallado, corte y desbaste… Si cualquiera de estas tareas forman parte de tu rutina de trabajo diaria, seguro que las herramientas abrasivas ocupan un lugar destacado dentro de tu caja de herramientas. Los abrasivos son indispensables en multitud de procesos industriales, además de trabajos de carpintería, construcción o bricolaje doméstico.

¿Quieres conocer los diferentes tipos de abrasivos que existen? ¿Para qué materiales y usos está recomendado para uno? ¡Sigue leyendo y toma nota!

Herramientas abrasivas: características

Básicamente, los abrasivos son sustancias con unas propiedades físicas determinadas que, al combinarse con un esfuerzo mecánico, permiten actuar sobre diferentes materiales y superficies para modificar su acabado mediante el desgaste. El papel de lija, por ejemplo, es una de las herramientas abrasivas más comunes, tanto entre profesionales como para tareas de bricolaje. Otros abrasivos, como los discos de corte o de desbaste, se utilizan como accesorios para amoladoras, lijadoras, esmeriladoras, ingletadoras o sierras circulares.

Para escoger las herramientas abrasivas más adecuadas para cada trabajo, debes tener en cuenta características como su dureza, su capacidad de corte o su tenacidad. La dureza se define como la oposición de los materiales a sufrir alteraciones físicas, como el rayado, la penetración o la abrasión. Por su parte, la tenacidad expresa la resistencia de los materiales a la rotura y el desgaste cuando se aplica sobre ellos otro material.

Capacidad de corte y grano abrasivo

La capacidad de corte es otro factor clave a la hora de valorar las cualidades de los diferentes tipos de abrasivos. Esta característica depende fundamentalmente del material abrasivo utilizado, como veremos en el siguiente epígrafe, y de su grano. El tipo y el tamaño del grano es un indicador muy útil para determinar el poder abrasivo de cada herramienta.

Los granos más gruesos, con tamaños de entre 8 y 24, están recomendados para materiales blandos y dúctiles o grandes superficies de contacto. Los granos más finos, con tamaños de entre 80 y 2.500, se utilizan sobre en herramientas abrasivas para trabajos de lijado, pulido y abrillantado de materiales duros y quebradizos, como el mármol, o superficies pequeñas.

Materiales y tipos de abrasivos

Conocer las exigencias o dificultades añadidas que implica cada superficie de trabajo también resulta indispensable para escoger las herramientas abrasivas más adecuadas en cada caso. Estos son los materiales abrasivos destacados para uso profesional:

  • Óxido de aluminio o corindón: considerado por los expertos como uno de los tipos de abrasivos con mayor rendimiento, está especialmente aconsejado para trabajar con materiales duros como el carbono, el acero, el aluminio o el bronce.
  • Carburo de silicio: uno de los abrasivos más duros y con mayor capacidad de corte, ideal para trabajar con metales como el aluminio o el latón, maderas, vidrio, plástico y materiales blandos en general.
  • Circonio: los abrasivos fabricados con este mineral poseen la capacidad de autoafilarse, lo que permite alargar su vida útil. El circonio es idóneo para el lijado de superficies planas, desde metales a maderas.
  • Granallas plásticas, de acero fundido o acero inoxidable: utilizadas fundamentalmente para limpieza de superficies, eliminación de pinturas o acabados especiales, como el envejecimiento de granitos y mármoles.

Tipos de abrasivos y aplicaciones

Ahora que ya conoces sus características, ¿quieres saber más sobre los diferentes tipos de abrasivos que existen? Dentro de esta categoría genérica se incluyen productos y herramientas diversas, cada una con usos recomendados:

· Abrasivos revestidos

Estos elementos incluyen granos abrasivos cementados sobre un papel de tela, poliéster o fibra vulcanizada. Los abrasivos revestidos representan una de las categorías estrella dentro de cualquier tienda de ferretería industrial, con formatos muy diversos: hojas o bandas de papel de lija, hojas de tela o rollos de esmeril, esponjas y abanicos lijadores…

· Adhesivos adheridos

Para fabricar esta clase de herramientas abrasivas se utilizan materiales de grano fino, como el corindón o el carburo de silicio. Entre los adhesivos adheridos más comunes figuran las muelas vitrificadas, las piedras de afilar o las ruedas de resina, caucho o goma laca.

· Granos abrasivos sueltos

Estos tipos de abrasivos se emplean fundamentalmente para la fabricación de productos de pulido, limpiadores o abrillantadores. El granate, el pedernal, la piedra pómez, el feldespato o la arena de cuarzo son algunos los abrasivos naturales más utilizados.

· Discos abrasivos

Estos tipos de abrasivos te permitirán sacar el máximo partido a tus herramientas, con una inversión mínima. Básicamente, los discos abrasivos están compuestos por el material de corte, también denominado grano abrasivo, que recubre la superficie del disco, un aglutinante para asegurar la unión de estos granos y una malla reforzada, generalmente de fibra de vidrio, para aumentar la resistencia del disco.

En cuanto a su tipología, podemos clasificar los discos abrasivos en función de diferentes criterios:

· Uso

Si tenemos en cuenta su funcionalidad, podemos distinguir entre discos de corte, discos de desbaste y otros discos, como los de pulido o abrillantado.

· Diseño

Existen diferentes formatos de discos abrasivos: discos planos, idóneos para trabajos de corte, discos cóncavos, indicados tanto para tareas de corte como para desbaste, discos flap, compuestos por múltiples hojas abrasivas montadas sobre una base de fibra de vidrio o plástico, y de copa, usados en herramientas como amoladoras o esmeriladoras.

· Estructura

Desde este punto de vista, podemos diferenciar entre discos de corte sin dientes, como los discos de fieltro para pulido y abrillantado, o con un filo dentado, fabricado en materiales especialmente duros, como la widia o el diamante. Estas herramientas abrasivas se emplean sobre todo para trabajar con maderas y materiales blandos, como el aluminio, el yeso o el plástico.

· Tipo de grano

Los discos abrasivos convencionales utilizan grano de corindón, carburo de silicio o combinaciones de óxido de aluminio y circonio. Para trabajos especialmente exigentes, también existen discos superabrasivos, con material de corte de diamante policristalino o nitruro de boro, que permiten realizar trabajos de corte o desbaste a altas velocidades, con una precisión máxima.

Como ves, el catálogo actual de abrasivos incluye una amplísima gama de herramientas y productos. ¿Tienes dudas sobre la opción más adecuada para trabajos concretos, como perforar paredes de hormigón? ¿Buscas discos para pulir suelos delicados? Si necesitas orientación, no dudes en solicitar asesoramiento en tu tienda de ferretería industrial sobre las ventajas que ofrecen estas herramientas abrasivas, considerando tus necesidades particulares. Después, ¡solo queda ponerse manos a la obra!

Si quieres obtener más información sobre los diferentes tipos de abrasivos, visita Máquinas y Herramientas.

Artículos relacionados:

Comparte esta noticia:

informativoProductos


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *