La energía está en el aire

Posted on septiembre 13, 2021 By

Aunque parezca extraño, el aire comprimido ha sido usado en la historia por civilizaciones tan antiguas como los egipcios y por personajes tan importantes como Leonardo da Vinci. Pero como fuerza de impulsión industrial se empezó a usar a partir de mitad del siglo XIX, bien entrada ya la revolución industrial.

Por qué usar el aire comprimido

El aire comprimido como fuerza de impulsión tiene varias ventajas:

  • COSTE – Es una energía más económica ya que con una sola fuente de energía, que es un compresor, se puede alimentar a varias máquina o puntos de aplicación.
  • MANTENIMIENTO – El mantenimiento de un equipo neumático es menos costoso que el de un equipo con motor eléctrico, ya que los mecanismos para transmitir potencia son menos sofisticados, el sistema se basa en un simple sistema de turbina impulsado por el aire, que a su vez transmite potencia a través de engranajes o ejes directos. Menos fricción y menos temperatura, los dos enemigos de cualquier mecanismo.
  • DURABILIDAD –  Con menos componentes que las herramientas eléctricas, la necesidad de mantenimiento es menor, reduciendo costos en las reparaciones y soportando grandes cargas de trabajo.
  • PESO Y TAMAÑO – El motor neumático al ser de reducidas dimensiones hace que se disminuya el peso y el tamaño de la herramienta y al ser más compacta, se mejora la ergonomía.
  • SEGURIDAD – La seguridad en el caso de la herramienta neumática, es mayor. En el caso de dañar una manguera neumática, podemos tener un descenso de la presión de trabajo y un menor rendimiento. En el caso de dañar un cable eléctrico podemos tener un problema de seguridad eléctrica con consecuencias graves. Además, evita los peligros como descargas e incendios producidos por cortocircuitos, chispas y calentamientos, pudiendo ser usadas en cualquier condición medio ambiental. Incluso, con máquinas especiales, debajo del agua. 

Por supuesto el aire comprimido también tiene inconvenientes, no todo puede ser perfecto.

  • El hecho de depender de un compresor limita la movilidad y el poder trabajar con aire fuera del entorno de fábrica (excepto en motocompresores), por tanto no es una herramienta práctica para montajes y reparaciones fuera de los entornos de trabajo.
  • La herramienta neumática requiere un sistema de lubricación efectivo y un sistema de canalización del aire que esté limpio, para evitar que las impurezas del sistema acaben depositadas en la herramienta.
  • Destaca el sonido producido por la expulsión del aire comprimido una vez realizada la función de la máquina y su compresibilidad.

●Cómo usar el aire comprimido

  1. Selección de la herramienta adecuada de acuerdo a su carga de trabajo

Conociendo que, en algunas ocasiones, puede ser compleja la elección de una herramienta adecuada para cada trabajo, nues­tros departamentos técnico y comercial están a su disposición para asesorarles en la selección.

Es muy importante saber cuál va a ser el nivel de exigencia del trabajo a realizar. No es lo mismo una tarea que se realiza ocasionalmente de una manera puntual, que una que se realiza de manera continuada u otra que se realiza de manera continuada e intensiva. Evidentemente no necesitaremos la misma máquina para cada uno de estos trabajos .

Por ello es muy importante que la persona que va a suministrar el equipo tenga en su mano todos los datos referentes al trabajo a realizar y su cadencia.

  • Eficiente suministro de aire comprimido

El compresor debe de ser capaz de entregar el caudal y mantener la presión de aire requerida por la herramienta neumática, la cual precisa para su correcto funcionamiento una presión de aire constante que puede oscilar entre 3 bar para una pistola de pintar hasta 8 bar para algunas llaves de impacto, pero la media recomendada para la gran mayoría de las herramientas neumáticas es de 6,2 bar. Por otro lado, la red de distribución del aire comprimido debe permitir el paso del flujo de aire nece­sario para un correcto funcionamiento de la herramienta.

  • Aire comprimido libre de contaminación

Deben ser eliminados el agua (producida por la condensación debida al cambio de temperatura del aire comprimido), las partículas de óxido que pue­dan aportar las tuberías de alimentación, y el polvo atmosférico. Por otro lado es importante evitar que el polvo y partículas entren en el motor neumático por la entrada de aire cuando la herramienta esté desconectada de la manguera de suministro. Se debe mantener la entrada de aire de la herramienta, mangueras, conectores y enchufes rápidos limpios de partículas. Para ello necesitamos un filtro que recoja todas esas impurezas.

  • Lubricación del aire comprimido

Es necesaria la aportación de aceite lubricante a las herramientas neumáticas con el fin de reducir la fricción y el desgaste de las partes móviles. Como hemos dicho, se produce fricción en los mecanismos de transmisión de potencia, para ello necesitamos un lubricado que aporte el aceite lubricante.

  • Filtro – Regulador – Lubricador (FRL)

De cara a evitar los inconvenientes originados por la falta de limpieza y la falta de lubricación

se considera necesario el uso de un Filtro – Regulador – Lubricador en cada puesto de trabajo para asegurarnos de alimentar las máquinas con un aire comprimido de calidad. Los enchufes, conectores y manguera deben permitir el flujo del caudal En un posterior artículo especificaremos cuáles son los pasos necesarios para elegir correctamente una herramienta neumática en función de las características del sistem

Comparte esta noticia:

Promociones Ferretería Online


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *